top of page
  • Foto del escritorLaura Puig

Ganar a la procrastinación. Estrategias para aprovechar tu tiempo.


La procrastinación es un mal hábito que interfiere en nuestra productividad y, en consecuencia, afecta también a nuestro bienestar en general. A menudo, postergamos tareas importantes debido a la falta de motivación o el miedo al fracaso. Sin embargo, entender las causas psicológicas que subyacen a la procrastinación y aprender estrategias para superarla puede ser fundamental para alcanzar nuestras metas. En este artículo, exploraremos algunas técnicas que nos pueden ayudar a vencer la procrastinación y aprovechar nuestro tiempo de manera más eficiente.


La procrastinación puede aparecer por varios motivos como pueden ser, el miedo al fracaso, la falta de organización por lo que respecta a las tareas que debemos realizar, o la búsqueda de gratificación inmediata. La identificación de estas razones es el primer paso para superar este hábito.


La percepción de que una tarea es abrumadora o difícil de abordar es uno de los principales motivos que nos frenan a realizarla. Para abordar el problema, resulta de gran utilidad, dividir las tareas en pasos más pequeños y manejables. Cada paso completado nos acerca un poco más al logro de nuestro objetivo y aumenta nuestra confianza.


Establecer plazos realistas y específicos es otra recomendación que debemos aplicar. Esto puede ayudarnos a mantenernos enfocados y a evitar la procrastinación. Los plazos nos proporcionan una estructura temporal y nos obligan a priorizar nuestras actividades de manera efectiva. Sin embargo, es importante ser realistas con nuestros plazos para evitar sentirnos desbordados por un exceso de trabajo.


La procrastinación a menudo está relacionada con emociones como la ansiedad, el aburrimiento o el temor al fracaso. Aprender a regular nuestras emociones y manejar el estrés de manera saludable puede ayudarnos a evitar caer en patrones de procrastinación. Técnicas como la respiración profunda, la meditación o el ejercicio pueden ayudarnos a reducir la ansiedad y aumentar nuestra capacidad para concentrarnos en nuestras tareas.


Recompensarnos por nuestro progreso es también una buena herramienta para combatir la postergación. El hecho de asignarnos pequeñas recompensas al alcanzar hitos importantes, nos mantiene motivados y comprometidos con nuestras metas a largo plazo. Estas recompensas pueden ser tan simples como tomarnos un pequeño descanso o disfrutar de un pequeño placer.


En conclusión podríamos decir que, vencer la procrastinación no es fácil pero no es, ni mucho menos, una misión imposible. Aplicando las estrategias que hemos mencionado, podemos superarla y alcanzar nuestro máximo potencial. Recuerda que cada paso que das, te acerca más a tu objetivo así que, no esperes más y comienza hoy mismo a vencer la procrastinación.


Laura Puig - Psicóloga (Girona y online)



1 Comment


annabarbadillo7
hace 7 días

Tens tota la raó, m'encanta aquest article, es molt clar i entenedor i ajuda molt, gràcies

Like
bottom of page