top of page
  • Foto del escritorLaura Puig

Nos hemos separado ¿Y ahora qué?

Independientemente de cuáles hayan sido las circunstancias que han propiciado la decisión de separarse como la mejor de las opciones disponibles, la cuestión es que la ruptura de la relación implica una pérdida muy importante y representa el fin del proyecto en común que teníamos con nuestra pareja. Después de una separación, es normal que la persona pase por un período de tiempo de inestabilidad a nivel emocional. Así pues, lo más probable es que se den altibajos emocionales y que se experimenten sentimientos contrapuestos y estados de ánimo variables. Esta inestabilidad refleja el intento de ajuste que la persona realiza para adaptarse a la nueva situación. Hay que tener en cuenta que, además de la pérdida de la relación de pareja en sí misma, se producen, a la vez, un conjunto de repercusiones como pueden ser cambios y pérdidas a nivel familiar, una notable afectación del bienestar económico que podía sustentar la pareja de forma conjunta, o cambios a nivel social, como podría ser la pérdida de amigos comunes. En caso de que los sentimientos de infelicidad perduren en el tiempo, entonces, quizás sería recomendable buscar ayuda por parte de un profesional para prevenir la posible aparición de un trastorno del estado del ánimo.

¿Deseas ampliar la información?

Suscríbete a laurapuig.org para seguir leyendo esta entrada exclusiva.

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント

コメントが読み込まれませんでした。
技術的な問題があったようです。お手数ですが、再度接続するか、ページを再読み込みしてださい。
bottom of page